Piensa salir del Colombia

 

Trámite de documentos

 

 

 



La crisis española retumba en Pereira

Oficina de Empleo

La crisis económica que vive España y que ya cobra 5 millones de desempleados, no es sólo un problema para ese país. Se estima que, producto de la situación,a miles de kilómetros de allí, en Dosquebradas (Risaralda) está Julio Usquiano, un pereirano que retornó a su terruño, porque en el país europeo no había mucho qué hacer.


Usquiano se fue en 2000, justo en la explosión migrante que se registró en Risaralda y en general en el Eje Cafetero, tras el terremoto de 1999. Su gasolina, o mejor la de España, le dio para vivir allí 10 años. "Se volvió difícil conseguir trabajo y sentía mucho acoso al migrante. Entonces, negocié con el Gobierno mi retorno y me devolví", agregó el retornado, quien afirma que invirtió esos recursos en un negocio con el que fracasó y ahora vive de un trabajo que tiene como celador en un edificio y colaborándole a la Ong América España Solidaridad y Cooperación (Aesco).


La situación de Usquiano es la misma de muchos colombianos que han retornado al país, y en especial a Pereira y su área metropolitana, como resultado de la crisis española. Recientemente, se conoció que la tasa de desocupación de la población migrante en España es de 30%.


Y eso lo ha sentido y pagado Pereira con las remesas, entre otras cosas, porque Risaralda, proporcional a su población, es el departamento con el mayor porcentaje de migrantes y una de las mayores receptoras de remesas. De hecho, 12% de su PIB (Producto Interno Bruto) lo representan estos ingresos. Se estima que cerca de 250.000 personas, que equivalen a 25% de la población del departamento, están en el exterior. La mayoría en España y Estados Unidos.


El informe del Banco de la República, al corte del primer semestre de 2011 señala que los ingresos por remesas disminuyeron para Risaralda 14%, frente a igual período de 2010, cuando el consolidado del país muestra, por el contrario, un incremento de estos recursos de 7% comparados ambos periodos. Esto indica que Risaralda pasó de percibir US$244 millones a US$210 millones, es decir, por la economía de esta región y en especial de su área metropolitana dejaron de circular en el semestre anterior unos US$34 millones.


La explicación no es otra distinta a que los migrantes han disminuido el envío de remesas, bien porque en el país destino se quedaron sin empleo, y lo que están haciendo es resistiendo hasta lo último, o porque, simplemente, retornaron. Y aquí arranca un fenómeno del que se viene hablando hace unos 3 o 4 años y cuyos alcances sociales, pese a ser gigantescos, aún no tienen mucho doliente en el Gobierno Nacional.


"Lo que se ve es que la tasa de retornados incrementó en el área metropolitana y eso está relacionado con que las remesas hayan tenido un impacto negativo, que en mi opinión es coyuntural, no lo veo estructural, porque es posible que en los otros trimestres vuelvan y suban estos ingresos", dijo el analista y asesor de la Alcaldía de Pereira, Carlos Osorio.


Tasa de retornados
Lo que sí está claro, según una estudio reciente que hizo la ong Aesco sobre crisis, remesas y retorno, es que quienes han regresado al país y a la región, lo han hecho en condiciones económicas muy precarias. El coordinador del Comité de Investigaciones de la entidad, Carlos Orozco, señaló que detectaron que mientras en 2009 la tasa de retornados era de 6%, para el 2011 subió a 18% sumando todos los países donde hay migrantes colombianos. Sin embargo, precisó, que la mayoría provienen de España y en buena proporción llegan a Risaralda, Quindío y Valle.


"¿Cuánta gente es? no lo sabemos y es muy difícil de cuantificarlos. Nosotros en las oficinas que tenemos de Aesco en Colombia hemos atendido más de 2.000 retornados pero son muchísimos más", dijo. Y aunque la simple matemática indica que si son más de 200.000 personas las que de Risaralda viven en el exterior y la tasa de retorno es de 18%, serían unas 40.000 las que posiblemente se han devuelto, Orozo ratificó que esa cifra no se puede dar como cierta porque no hay parámetros de medición. Sin embargo señaló que en España se ha hablado que han retornado de 500.000 a 700.000 personas que más o menos coincide con el porcentaje de retorno que estimó la ong en el estudio.


La investigación determinó que el 60% de los retornados son hombres y el 40% mujeres y el fenómeno ha pegado más duro en los primeros, porque la crisis española ha atacado, fundamentalmente, al sector de la construcción, la hotelería y la industria, en los cuales más se emplean los hombres. "Las mujeres han resistido más porque ellas tienen trabajos como empleadas domésticas, o cuidando niños o adultos", agregó.


No obstante, en un caso y en otro, el 36% de quienes se han devuelto son cabeza de familia, lo que sin duda agrava la situación. "Realmente no hay una política migratoria clara ni específica desde el Estado, ni de los entes locales. Los proyectos que ha habido no han pasado de buenas intenciones. Del retorno se habla ahora porque están ligadas al tema de las remesas. Cuando la gente regresa el envío de dineros disminuye. Incluso tenemos casos de gente a la que le tuvieron que mandar el pasaje para que se devolviera a Colombia y otros que tienen que mandar dinero desde aquí para ayudar a sostener su familiar allá", indicó.


Efectos en la economía local

El coordinador de Investigaciones Socioeconómicas de la Cámara de Comercio de Pereira, Alfonso Sandoval, señaló que en efecto, los US$34 millones menos que recibió Risaralda en el primer semestre, tienen un efecto negativo sobre el ingreso de los hogares y en segundo lugar sobre la actividad económica, fundamentalmente en gasto recurrente como alimentos.


Precisamente, el estudio de Aesco señala que de las familias receptoras de remesas consultadas 26% destinan estos recursos a alimentos y vestuario, 22% a recreación, 12% a transporte y servicios públicos una proporción igual a pagar arriendo y a gastos de salud, un 3% a compra de vehículo y vivienda y el restante a otros gastos. Sin embargo explica, que el efecto en el comercio no ha sido directo en este momento porque el renglón viene registrando indicadores crecientes.


"Si bien aquí ha dejado de circular dinero por remesas, no ha pasado lo mismo en otras regiones cercanas como Quindío, Caldas y Valle del Cauca, donde han subido. Entonces uno espera que al no ser una tendencia para todo el mundo, ha habido una compensación con remesas de los otros que vienen a Pereira y a su área metropolitana a consumir", señaló.


Sandoval indicó que el comercio ha tenido un buen comportamiento y particularmente este año ha estado explicado por un mayor endeudamiento de los hogares y porque el sector cafetero, pese a la baja producción, mantiene una dinámica importante por los altos precios de los últimos años, lo que les ha permitido a los cultivadores compensar las bajas cosechas.


En sectores como la construcción hay también efecto, pero para el empresario Luis Fernando Ossa, no se ha visto este año porque las ventas de vivienda están en un punto alto. "El bajón en las remesas, sí tiene un impacto en la construcción y en la comercialización de inmuebles. Por ahora la dinámica de las ventas son buenas, pero podían estar mejor si las remesas se hubieran mantenido estables", agregó. Aunque en efecto, muchos reconocen que puede haber un impacto de la crisis española en la tasa de desocupación en Pereira (hoy está en 16,6%) , ésta se reflejaría en próximas mediciones.

La dramática situación del desempleo
El mercado laboral español lleva ya cuatro años de deterioro de forma ininterrumpida, llegando a una cifra dramática y antes inimaginable del 21,5% de parados. Pero lejos de mostrar una mejoría, el dato sigue en caída.

Ahora las oficinas del paro constataron que en octubre la cantidad de desempleados subió en 134.200 personas más que en septiembre, llegando a un total de 4.361.000 parados. Y los afiliados a la Seguridad Social, medida justa de la ocupación, bajaron en más de 75.000 inscriptos, lo que deja el total de empleados del país en 17.360.313 personas.

Tomado del diario La República

 

Alabama: nuevo campo de batalla de los inmigrantes en EEUU

Protestas en Alabama

Líderes cívicos de Alabama y de organizaciones defensoras de los inmigrantes dijeron que sopesan una movilización nacional en contra de la ley HB56 que criminaliza a los indocumentados y que, a su juicio, ha desencadenado una “crisis humanitaria” en ese estado.


Durante una rueda de prensa en el Capitolio, los activistas señalaron que, más allá de la batalla legal que han emprendido en paralelo a la demanda del Departamento de Justicia, estudian los siguientes pasos para conseguir la revocación de la HB56.


“Desafortunadamente es muy seguro que terminemos en la Corte Suprema, muy conservadora, pero seguimos confiando en que los argumentos legales son sólidos y que el tribunal encontrará que estas leyes son inconstitucionales”, dijo Marielena Hincapié, directora ejecutiva del Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC, en inglés).


Citando el antecedente de la lucha por los derechos civiles de la década de 1960, Hincapié señaló: “esto no se va a ganar en las cortes, esto se va a ganar en la comunidad y con la comunidad, organizándose, creciendo y ejerciendo su poder político”.


En ese sentido, Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), dijo que “es la marcha hacia las urnas la que los latinos pueden emprender para tener el mayor efecto de reforma en esta área”.


“La marcha más importante es la marcha hacia las urnas… ahora mismo, estamos muy enfocados en ese esfuerzo”, aseguró Murguía, tras advertir de que los líderes que se niegan a condenar la HB56 “tendrán que rendir cuentas” ante el electorado hispano en 2012.


“Nuestra comunidad está tomando nota de este silencio y estaremos pendientes no sólo hoy ni en los próximos días sino particularmente el día de las elecciones”, amenazó Murguía, al señalar que la HB56 ha engendrado una “brutalidad conspicua” contra los indocumentados.


La ley HB56, que criminaliza la presencia de indocumentados en Alabama, entró en vigor el pasado 28 de septiembre, pero un tribunal federal suspendió dos de sus cláusulas más controvertidas el pasado 14 de octubre.


Sin embargo, los activistas aseguraron que “el mal ya está hecho”, porque la ley ha logrado infundir el miedo entre la comunidad inmigrante en Alabama, sin importar su estatus migratorio.


Debido a la ley, los campos se están quedando sin mano de obra, y los inmigrantes indocumentados no tienen derecho ni acceso a ningún servicio en los tribunales y entidades gubernamentales. Al no poder comprobar su estatus legal, las autoridades pueden incluso cortarles el servicio de agua potable.


Los inmigrantes, en general, tampoco cooperan para denunciar o resolver delitos, porque la ley permite que la policía pida “los papeles” a quienes detenga por cualquier infracción y sospeche que son indocumentados.


“Miles” de inmigrantes han optado por emigrar a estados como Luisiana, Arkansas, Texas y Georgia, indicó Mary Bauer, directora legal del grupo Southern Poverty Law Center.


“He venido acá, como lo han hecho otros activistas sureños, para pedir la ayuda del Gobierno federal… insto al Congreso a que tome pasos para una reforma migratoria integral, que es la respuesta a este problema”, dijo Bauer, quien apoya la posibilidad de un boicot contra Alabama.


Scott Douglas, director ejecutivo de los Ministerios del Gran Birmingham, señaló que la puesta en marcha de la HB56 evoca el “valle de lágrimas” de 1831, en referencia a la expulsión y desplazamiento de las tribus indígenas a lo largo del sureste de EE.UU.


“Hay un ‘valle de lágrimas’ en estos momentos en Alabama” debido a una ley “arbitraria, cruel y caprichosa”, dijo Douglas, al señalar que su grupo ha registrado una gran caída en el número de hispanos que solicitan sus servicios.


La HB56 goza del apoyo de grupos conservadores que exigen mano dura contra la inmigración ilegal y prometen impulsar leyes similares en otros estados. Pero Joanne Lin, abogada de la Unión de Libertades Civiles de EE.UU. (ACLU), dijo que la HB56 da “licencia para discriminar” a quienes luzcan o suenen como extranjeros y está “creando una crisis de derechos civiles de proporción nacional”

 

Colombianos podrían regresar al país con sus bienes

Carros importados
Los colombianos residentes en el exterior que quieran retornar al país podrían encontrar facilidades para traer también los bienes y recursos obtenidos allá, de ser aprobado un proyecto en ese sentido que espera segundo debate en la plenaria de la Cámara.

Hoy en día, “como el Gobierno les coloca tantas trabas para traer sus bienes, no los traen, llegan empobrecidos y el Gobierno los tiene que arropar con subsidios”, es decir con programas como Familias en Acción o el Régimen Subsidiado de Salud, le planteó a EL NUEVO SIGLO el ponente de la iniciativa, el representante vallecaucano Juan Carlos Martínez Gutiérrez, del Partido Social de Unidad Nacional (La U).

La denominada Ley Retorno, expresó Martínez, impulsa “la posibilidad de que los colombianos que deseen regresar al país encuentren una flexibilización en temas como el tributario y el aduanero para que puedan ingresar sus bienes y recursos obtenidos en el exterior”; así, “contrario a ser una carga para el Estado, llegarían a generar empresa y empleo para otros colombianos”.

Se trata del proyecto de ley número 214 de 2011 Cámara, “por medio del cual se establece la norma que regula el retorno de compatriotas residentes en el exterior y se fijan incentivos migratorios”, radicado por un número importante de congresistas de La U, como el propio Martínez, los representantes Jaime Buenahora, Hernán Penagos, Libardo Taborda, Miguel Gómez y Roosvelt Rodríguez, y los senadores Efraín Torrado y Manuel Enríquez.


“Nuestros compatriotas que salieron del país lo hacían con la expectativa de ganarse la vida, ayudar a su familia y en muchos casos, ahorrar para regresar a Colombia en mejores condiciones; la idea del retorno, tan pronto como fuera posible, estaba presente en muchos de los colombianos que emigraron por tantas razones de nuestra Patria. Sin embargo, un pronto retorno no se podía poner en práctica, la estadía en el país receptor se prolongaba en muchos casos por un tiempo indefinido, la verdad, el cumplimiento de otro objetivo de los migrantes, de ahorrar para comprar una casita o montar un negocio, se volvía una obsesión y un reto y postergaba el regreso”, consignó Martínez en el informe de ponencia para el segundo debate.

“Sin embargo”, prosiguió, “hoy existe un nuevo elemento que afecta claramente a los migrantes, la crisis financiera en los países de mayor recepción de nuestros compatriotas: Estados Unidos, España, Venezuela entre otros. Allí ellos laboraban en los sectores especialmente afectados como el de la construcción, el turismo y la agroindustria, muchos han perdido su trabajo o temen perderlo y entonces les surge el dilema: esperar a que las circunstancias cambien, o mejor regresar al país”.


Tomado del Diario Nuevo Siglo

 

“Seré un vocero de las organizaciones de migrantes”: Crosthwaite

 

La migración no es extraña para Carlos Alfredo Crosthwaite, candidato del Polo Democrático a la Alcaldía de Pereira. “Tengo familiares en el exterior desde los años 60 y mi hija vive ahora en Argentina”, cuenta Crosthwaite en una entrevista realizada por el programa Candidatos a Escena del Canal 81.


“La migración es una realidad del eje cafetero y no debe ser un pecado: es una opción de vida. Pero quiero llamar la atención sobre una organización que fue la primera en hablar de migraciones en Risaralda y Pereira: Aesco”, comenta el aspirante a dirigir los destinos de la perla del Otún.


Por eso, el candidato de la izquierda asegura que será un “vocero” de esas organizaciones, para que el Gobierno se haga cargo de la deuda que, a su juicio, tiene con las personas que han tenido que abandonar su tierra para buscar oportunidades.


“Lo que más me duele es que los migrantes sólo son tenidos en cuenta en razón de lo que manden. Eso no puede ser: su sufrimiento también es nuestro. Nosotros tenemos una deuda con ellos”, expresó Crosthwaite.

 

 

 

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 Siguiente > Fin >>

Página 3 de 4

Centro de información al migrante

CALI

Tel: 321 8168942 - 314 7129067

Calle 9 No. 5-72 oficina 210

Carrera 9 con calle 10

PEREIRA

Tel: (6) 3251262 - 321 8168942

 

Carrera 5 # 20-28